About Me

Terapia familiar: Ciclo vital familiar y técnicas de tratamiento

Desde la perspectiva sistémica de la psicología se conceptualiza la familia como un sistema en constante  cambio que moldeará la estructura y las dinámicas familiares para adaptarse a los cambios vitales, del entorno, de sus miembros y del sistema.

En el sistema familiar podemos destacar distintas fases que supondrán un cambio y reorganización de la familia, te las explicamos a continuación.



En este artículo encontrarás:


            1. Fases del sistema familiar

            2. Técnicas psicológicas en terapia familiar

            3. Escuelas teóricas de terapia familiar




Fases del sistema familiar


La familia va desarrollándose, adaptándose y cambiando a lo largo del tiempo, en una serie de fases normativas que se pueden clasificar por etapas. Cada una de estas etapas tiene retos distintos a los que enfrentarse y a los que la familia debe adaptarse. 

Son una serie de crisis evolutivas esperables y hay una serie de “tareas evolutivas” que de no conseguirlas obstaculiza o dificulta el adecuado desarrollo de los miembros de la familia. Cuando una familia va atascándose en ciertas tareas, estas influyen y dificultan las etapas posteriores, influyendo en el desarrollo cognitivo de los niños

Siguiendo a Carter y McGoldrick se pueden diferenciar diversas fases:


La independización del joven adulto


En esta fase, la tarea principal es la autonomía, tanto práctica como emocional y la reconciliación con la familia de origen. Hacerlo adecuadamente supone la independencia del joven adulto sin romper con la familia, sin buscar un sustituto precipitado o no llegar a independizarse.

Implica formular los propios objetivos vitales, encontrar trabajo, y ser suficientemente autónomo como para relacionarse con una pareja de igual a igual y llegar a plantear una familia. 

Habitualmente el problema fundamental es aceptar el cambio de la relación con los padres y pasar de un tipo de relación complementaria padres-hijos a una de igual a igual.


Formación de la pareja


La formación de la pareja estable supone la unión de dos personas que provienen de sistemas familiares diferentes, lo que supondrá aunar y negociar, creencias, expectativas, valores y conductas, conformando una nueva organización distinta a las de los sistemas anteriores.

La tarea básica es el compromiso con el nuevo sistema, establecer unas fronteras adecuadas con el exterior y un funcionamiento común en la pareja. Los límites se van negociado con acuerdos explícitos e implícitos. Por ejemplo, se renegocia las relaciones con la familia, etc. El objetivo es que desarrollen un espacio íntimo sin desvincularse de su entorno.

La pareja desarrolla su propio modo de organización y renegocia sus expectativas y patrones de relación, desde cómo se expresa el afecto a quién cocina, limpia, roles, jerarquía, etc. Establecen unos valores comunes, aceptan sus desacuerdos y pautan como se negocia, quién toma las decisiones, etc.


  • Habitualmente la dificultad principal suele ser establecer límites con la familia de origen. 
  • Habitualmente hay unas fronteras pobres que fomentan la intrusión o demasiado fuertes que llevan al aislamiento y perdida de apoyos.


terapia familiar sistémica


Familia con hijos pequeños


Con el nacimiento del primer hijo, aparece un tercero en el sistema que necesita ser acomodado y que influye en todas las relaciones. Aparecen nuevos subsistemas (padres, pareja, hijos). 

Una tarea básica que surge es mantener un espacio íntimo a la vez que se hacen frente a las funciones de cuidado de los hijos. 

Existen nuevas tareas domésticas a ser repartidas y por supuesto, repartir también las funciones de cuidado, crianza, protección y control de los hijos. 

Cada familia encuentra su propia manera de expresar afecto y manejar el control, y deben irse modificando y ajustándose a la edad de los hijos según crezcan.


Uno de los primeros problemas son los roles de género. Aunque haya un acuerdo sobre lo que hace un hombre y una mujer desde la etapa anterior, es en esta cuando dichos acuerdos se hacen más visibles y es más fácil que la pareja caiga en los roles tradicionales de género, en la que le hombre hace de proveedor y la mujer renuncia a su carrera profesional para ocuparse de la casa. Muchas veces estos problemas se manifiestan en disfunciones en la esfera sexual o bajo presentaciones en forma de depresión.


Técnicas psicológicas en terapia familiar


En la terapia familiar sistémica, existe una serie de intervenciones que están entre las más habituales. Algunas son tomadas de otras formas de terapia, y desde luego es una forma de trabajar que admite el uso de cualquier técnica que se considere apropiada. 

Solo mencionaremos algunas habituales, pero existen libros que recogen técnicas y formas de intervenciones, como “24 ideas para una terapia breve” (Mark Beyebach).


Reformulación positiva


La reformulación positiva es quizás la técnica más sencilla de todas. 

Consiste en formular y devolver a la familia una hipótesis circular sobre el problema, que reformule el tono de queja habitual en la familia por un mensaje positivo. 

Se intenta contrarrestar las hipótesis lineales que la familia plantea de entrada y que designan un miembro de la familia como “el problema”, con la carga emocional negativa que esa etiqueta asocia.

Un ejemplo que podría ser típico, es el de una madre imaginemos deprimida con un hijo pequeño que es muy rebelde y no deja de preocuparla. 

La madre probablemente llegará criticando la conducta de su hijo o sintiéndose culpable de no saber controlarle. Una hipótesis que podría estar dándose, es que el hijo, notando que su madre atraviesa un momento difícil (pongamos un duelo) ha reaccionado volviéndose rebelde para sacar a su madre de la apatía.

Si el terapeuta y su equipo observan que esto es una posibilidad real, se le puede devolver a la familia, convirtiendo la conducta del niño en un intento de cuidar a su madre y redefiniendo la relación.


Excepciones y preguntas milagro


Las excepciones y las preguntas milagro son técnicas de las terapias breves. 

En la pregunta milagro, se le pregunta a la familia como sería el día si ocurriese un milagro y su problema se soluciona de golpe. 

Por ejemplo, se busca que sería lo primero en que lo notarían, etc. Esto nos da pistas sobre elementos a introducir para hacer que el milagro empiece a ocurrir en la familia.


En las excepciones, preguntamos acerca de aquellas situaciones en las que las cosas se hicieron de modo distinto y las que salió bien. De este modo, les ayudamos a volcar su atención hacia lo positivo, y nos da pie a introducir variaciones para fomentarlo. 

Si por ejemplo la madre y el hijo no discuten porque el padre apoya a la madre en algunas ocasiones, podemos fomentar que el padre apoye más veces a la madre.


terapia familiar sistémica


Las Preguntas escala


Un tipo de pregunta que en ocasiones es útil, es pedirle a la familia que valoren, del 1 al 10, en qué punto está su problema.

Desde aquí puedes indigar que haría falta para subir un punto en la escala, o si la puntuación es baja, que han hecho para conseguir que no baje más. 


Si por ejemplo te dice un 5,:

¿Qué haría falta para llegar al 6? 

¿Cómo habéis logrado que no fuera un cuatro o incluso menos?


Preguntas circulares en terapia familiar


Aunque las hemos mencionado anteriormente, las recordamos aquí porque es la técnica fundamental. Con las preguntas circulares, le preguntamos a otro miembro de la familia por lo que hace, siente, etc. el miembro del que queremos saber algo.


Esto evita una escalada de discusiones, fomenta una visión cíclica e interrelacionada del problema que afecta a todos, y permite en muchas ocasiones que fluya información que se desconocía o puntos de vista nuevos.


Por ejemplo, si un padre y una madre discuten a menudo, al preguntarles a ellos te darán una visión lineal “es que él me provocó al decirme eso” siempre se describirán en forma de reacciones. Si preguntamos a los hijos en una entrevista familiar grupal, muchas veces serán capaces de tener una visión más amplia. Quizás escuchen como impacta sus discusiones en sus hijos, o como ven que se siente su pareja cuando ellos hacen tal cosa, sin tener que defenderse de un ataque. 

Idealmente, se formula una situación circular “Cuando papá hace tal, mamá se preocupa mucho. A papá eso le agobia y se distancia, lo que hace que mamá se preocupe aún más y le persiga”.



Tareas directas y paradójicas


En terapia sistémica, se utilizan muchas tareas para casa

Una vez que se formula una hipótesis sobre lo que esta sucediendo en la familia, se plantean cambios en la secuencia interaccional que se ha detectado para intentar producir cambios

De ahí que la terapia se haga cada quince días habitualmente, para que haya tiempo para que noten ciertos cambios.


LAS TAREAS PARADÓJICAS SUELEN RESERVARSE PARA CUANDO SE HA INTENTADO TODO Y NADA HA FUNCIONADO.


Por ejemplo, si una familia viven demasiado desconectados los unos de los otros, se les puede proponer que hagan una tarea juntos, aunque sea cenar juntos. En muchas ocasiones se sugiere que intervengan otros miembros de la familia, etc. 


Estas tareas pueden ser tan creativas como el terapeuta quiera. Por ejemplo, si un miembro de la pareja suele ser el que toma las decisiones o el que ejerce un determinado rol, pueden intercambiarse los roles y jugar a ser el otro durante días alternos, o lanzar una moneda para ver quién ejerce determinado rol en determinado momento, por ejemplo, quién ayuda a los hijos con los deberes o limpia la casa.


Las tareas paradójicas suelen reservarse para cuando se ha intentado todo y nada ha funcionado. La idea es transmitir a la familia que no cambien y que lo mejor para ellos es no cambiar. 

De este modo, se aumentan las fuerzas de la homeostasis que están impidiendo a la familia cambiar, de tal forma que si no cambian están cumpliendo con el terapeuta, y si no cumplen y cambian, se consigue el objetivo. 

El riesgo de estas intervenciones es considerable, y no es aconsejable hacerlas si el terapeuta no está convencido de que es la mejor opción y puede ser firme en ello.



Equipo terapéutico en terapias familiares


En muchas ocasiones se utiliza al propio equipo terapéutico que esta visionando y apoyando al terapeuta como una manera de intervenir. 

Por ejemplo, en ocasiones en la devolución se utiliza al equipo para expresar sentimientos ambiguos o debates internos que se considera que pueden aportar algo a la familia. 

El uso más claro del equipo terapéutico como herramienta, es cuando el terapeuta pide al equipo que pasen a la sala, y el terapeuta y los clientes pasan a la sala desde donde ven al equipo como debaten lo que ha sucedido en sesión y las ideas y planteamientos que se hacen sobre cómo cada uno reacciona y que puede estar ocurriendo.




La escultura familiar: técnica psicoanalítica


Aunque la escultura es una técnica propia del psicodrama, en ocasiones se utiliza para trabajar como siente la familia la situación familiar. 

Normalmente se les pide que representen a su familia. Suele ser útil empezar a pedírselo a los niños, que disfrutan jugando con su familia, captan muy bien el clima emocional de la familia, y facilita que la familia entre al ejercicio. 

Una vez lo representen, se puede preguntar cómo se sienten en esa situación, que les gustaría cambiar, se pueden hacer comentarios sobre la distancias entre cada uno o la sensación que da la familia, etc.


Una variante interesante, es en vez de usar a la propia familia para que se represente a sí misma, usar unos playmobil para representar a la familia. De este modo muchas veces es menos amenazante para la familia.


El genograma familiar


El genograma es una manera de representar a la familia y las relaciones entre sus miembros. A modo de ejemplo ponemos la familia de Indira Gandhi, primera ministra de India.



genograma terapia familiar sistémica

Puedes ver otros ejemplos de genograma en casos clínicos aquí y aquí.

La estructura es la de un árbol familiar con cada miembro representado por un símbolo (cuadrados hombres, círculos mujeres, si hay una X ha fallecido, etc). 

En el ejemplo de Indira, solo se marca la relación entre ella (marcada con doble borde como paciente identificado, que sería aquel con el síntoma) y su padre. La doble línea indica una buena relación entre ambos, una alianza. 

También es posible, a medida que se va teniendo más información, ir representando alianzas, relaciones conflictivas, etc. 


El uso del genograma como técnica familiar en terapia


El genograma se puede hacer con la propia familia en las primeras sesiones, y habitualmente es una manera curiosa para los niños de hablar de su familia y empezar a conocerles y a observarles.

El valor del genograma es que sirve para dar una representación visual de toda la información de la que disponemos de la familia, permitiendo generar hipótesis de una manera mucho más sencilla. Habitualmente, se buscan también los llamados “triángulos”. 

Por ejemplo, si ambos padres tienen relaciones conflictivas con el mismo hijo, muy probablemente estarán aliados entre ellos.


El genograma también permite identificar patrones de relaciones que se repiten de generación en generación. Por ejemplo, quizás se repite el mismo número de hermanos, o siempre las mujeres son las que tienen buena relación con los hijos y los varones tienen relaciones distantes. 

También ayuda a darse cuenta de situaciones poco fáciles de ver, como por ejemplo, si el padre tiene relaciones conflictivas con todos los miembros de la familia,  es fácil que se vuelva distante, se deprima, etc.



Escuelas teóricas en terapia familiar


La escuela estructural y su influencia en la terapia sistémica


La terapia estructural, iniciada por Minuchin, parte de que la familia como organismo necesita de alguna forma de estructura interna que indique como, cuando y con quién relacionarse. 

Es decir, son pautas de relación relativamente estables que organizan los componentes de la familia y nos dicen cómo funcionan las cosas para esa familia, quien tiene que función, etc. 

La jerarquía es necesaria para la familia y los problemas surgen cuando se dan problemas en esta o en los límites entre subcomponentes. Según el ciclo evolutivo o lo que suceda en la familia, tanto la jerarquía como los límites pueden cambiar.


terapia familiar sistémica


Los sistemas y subsistemas en el sistema familiar


En el sistema familiar existen subsistemas, los más comunes son la relación de pareja (Subsistema conyugal), los padres (Subsistema parental), el de los hijos (Subsistema filial) y el de los propios hermanos (Subsistema fraternal). 

Cada subsistema tiene una posición y una función dentro de la familia. Por ejemplo, los padres ejercen el control y el cuidado, pero ante la enfermedad del padre, quizás el hermano mayor comience a ejercer funciones que le pertenecían a su padre y se le incluye así en el subsistema parental de forma temporal.


Descubre: La teoría sistémica en terapia familiar


Al formar una familia, tal y como veíamos en el ciclo de vida familiar, es fundamental que la pareja fije un espacio propio para la intimidad y lo protejan. 

Esto forma el subsistema conyugal, que será un modelo para sus hijos de cómo son las relaciones íntimas y manera de comunicarse.

Como padres formarán el subsistema parental y transmitirán a sus hijos como ejercer la autoridad, etc. Con el tiempo debería flexibilizarse para ir dando más autonomía a los hijos según crezcan. 

Los hijos a su vez formarán su propio subsistema y también el de hermanos, donde aprenderán a apoyarse, cooperar o competir. 

Cada subsistema se comunica de una manera. Los miembros de un subsistema se hablaran de igual a igual, mientras que de padres a hijos tenderá  a una comunicación complementaria.


Los sistemas familiares y los tipos de límites

Los límites regulan el contacto entre los subsistema, y por tanto son muy importantes. Existen tres tipos:


  • Rígidos: Hay muy poco intercambio/ comunicación entre los subsistemas y la familia parece fragmentada, cada uno haciendo su propia vida. Hay una gran autonomía, pero muy poco contacto. Promueve la independencia y la búsqueda de los propios recursos pero limita la calidez y el afecto.
  • Claros: Existe el contacto y el intercambio, pero ciertas áreas permanecen para el propio subsistema. Permite la autonomía y el contacto.
  • Difusos: Existe demasiada comunicación e intercambio, lo que provoca que los subsistemas se confundan. Existe mucho apoyo emocional pero no hay autonomía. Los hijos se vuelven dependientes de los padres y tienen problemas para relacionarse fuera de la familia.

En terapia familiar, la terapia estructural se centra en modificar la posición de poder relativa o los límites entre los subsistemas para facilitar el funcionamiento interno de la familia.



La escuela Interaccional / MRI de Palo Alto en la terapia sistémica familiar


Esta escuela está muy basada en autores como Watzlawick, y bebe mucho de los axiomas de la comunicación anteriormente explicados.


Para esta forma de entender la terapia sistémica, el problema a abordar es la solución que la familia ha intentado para solucionar un problema y no ha funcionado “La solución es el problema”. 

Existen varias formas de estas “soluciones intentadas”:


  • El intento de forzar un acontecimiento que sólo puede ser espontáneo.
  • El intento de dominar un acontecimiento temido evitándolo.
  • El intento de lograr acuerdo mediante una oposición.
  • El intento de lograr sumisión mediante la libre aceptación.
  • Confirmar las sospechas del acusador mediante la autodefensa.
  • El intento de quedarse sólo atrayendo la atención.
  • El intento de enseñar responsabilidad quitándola.


La actitud general es de ir despacio introduciendo cambios pequeños en la secuencia de interacción del problema familiar para ir modificándola, y teniendo mucho en cuenta que es lo que sucedería si la situación mejorase para la familia.

¿Qué consecuencias habría para el sistema familia si X deja de estar deprimido?


Esta escuela es la que introduce la noción de cambio de primer y segundo orden explicados anteriormente. Además, desarrollan una serie de intervenciones:


Redefinición: Cambiar la “etiqueta” o concepción del problema asociado al mismo.


Tareas directas: Manipular la secuencia de interacción del problema de la familia? Entre los distintos cambios que pueden introducir en la secuencia de interacción están:

  • Lugar
  • Duración
  • Frecuencia
  • Intensidad
  • Participantes
  • Añadir o quitar un elemento
  • Introducir el azar


Tarea paradójica: Se prescribe a la familia que sigan con el problema, haciendo “más de lo mismo”, con la intención de que esto genera un cambio. Suele ser una intervención arriesgada y se la llama paradójica ya que si la cumplen están cumpliendo con la tarea del terapeuta, y si no, están cambiando y por tanto se consigue el cambio.



La escuela de Milán en la terapia familiar sistémica


Este modelo de terapia sistémica se basa en el trabajo de Boscolo, Selvini- Palazzoli, Bateson). La terapia se centra en formular hipótesis sistémicas que expliquen de forma circular lo que le ocurre a la familia, e intentar contrastarlas a lo largo de las sesiones. Si la hipótesis no funciona, se desecha para rehacerla y seguir contrastándola.

El contexto de trabajo quedó muy estructurado, en las que hay un equipo tras un espejo unidireccional para apoyar a los terapeutas, y estos salen de la sesión a comentar el caso con ellos en dos ocasiones, la última antes de hacer la devolución. 

La devolución se realiza al final de la sesión, en la que el equipo y los terapeutas dan un mensaje a la familia y proponen las tareas que ven convenientes. Durante el tiempo de devolución la familia no puede responder.


Esta forma de trabajo centra la atención de los terapeutas, que buscan formarse un mapa de la familia como una red de elementos interconectados, fijándose en la manera en que estos se relacionaban, por ejemplo, buscando quien se alía con quién, etc. 

De esta forma de trabajar se deriva la principal técnica usada, la pregunta circular en la que se pregunta a un miembro de la familia por el comportamiento de otro miembro, en vez de por el suyo propio. 

De esta forma, se obtiene más información, se promueve que la familia comparta sus puntos de vista, y promueve una explicación circular e interaccional para el problema. 

Un ejemplo de pregunta circular podría ser ¿Cómo reacciona tu padre cuando tu hermano se pone a gritarle?


La escuela estratégica y su influencia en la terapia familiar


Esta terapia está basada en autores como Jay Haley. Esta escuela está mucho más interesada en las técnicas que en la técnica, y busca realizar tácticas para problema. 

Lo más importante es saber cómo definir el problema y cómo resolverlo. No trata de modificar la estructura familiar.


Jay Haley plantea una sucesión de etapas:


1. Etapa social: Primer contacto entre familia y terapeuta. Se intercambian saludos y se intenta hacer cómoda la situación para la familia y el terapeuta.

2. Planteamiento del problema: La familia plantea el problema que les trae a terapia.

3. Etapa de interacción: Se alienta el diálogo familiar sobre el problema para descubrir cómo se comunican, que organización jerárquica hay, etc. En resumen se busca recolectar información sobre la estructura familiar.

4. Etapa de fijación de metas: Es necesario definir la meta de manera específica, y observable.


Después se pasan a las intervenciones propiamente dichas. Las intervenciones pueden ser directas, como ordenar a alguien que haga algo distinto, o ordenar a alguien que de hacer algo. 

También hay intervenciones indirectas, como la tarea paradójica en la que se le pide a la familia que no cambie o las ordalías, en las que se busca hacer que para una persona sea más difícil tener un síntoma que abandonarlo. Esto debe hacerse de tal modo que se pueda ejecutar, no haya objeción, y no le cause daño.


La escuela transgeneracional: influencias psicoanalíticas


La escuela transgeneracional, de influencia muy psicoanalítica, parte de la base de que existen patrones que se repiten de una generación a la siguiente. 

Trabajan mucho con el genograma, un mapa de la familia con forma de árbol familiar en la que se representan las relaciones entre los miembros, buscando alianzas, conflictos, etc.

Entre otros autores, se podría a mencionar a John Byng- Hall, quien habló de “los guiones familiares”  que definen situaciones problema en las que la familia se encuentra haciendo el mismo patrón de relacionarse y que se transmiten de generación en generación. 

La siguiente generación, puede adueñarse de ese guión familiar y repetirlo, optar por hacer todo lo contrario, o buscar una solución nueva e innovadora.





Publicar un comentario

0 Comentarios