About Me

Tanofobia y tanorexia: adicción y evitación del Sol, definición y causas.

Con la llegada del buen tiempo, muchos de nosotros aprovechamos para salir al aire libre y tomar los primeros rayos del sol. Por todos es conocido el efecto beneficioso del mismo cuando es tomado con precaución. 

No sirve simplemente para fines estéticos, es decir, mostrarnos más bellos gracias al color tostado que adquiere nuestra piel, sino para mejorar nuestra salud. La vitamina D se activa mejorando nuestros huesos, el estado de ánimo es más óptimo y nuestras defensas aumentan. 

Sin embargo hay un porcentaje de la población para quienes el rey astro es el más grande sus enemigos, me estoy refiriendo a los tanofóbicos


En este artículo encontrarás:


        1. Definición de tanofobia

        2. Síntomas de tanofobia

        3. Tanofobia vs tanorexia

        4. Síntomas de tanorexia

        5. Tratamiento de la tanofobia y la tanorexia


Definición tanofobia y tanorexia: evitación y adicción al sol



¿Qué es la tanofobia?


Quienes padecen este problema sienten un miedo irracional al sol, las causas pueden ser muy diversas, pero la más común es el miedo a los riesgos que conlleva la exposición al sol (les asusta padecer cáncer de piel principalmente). 

En ocasiones, los medios de comunicación, dan informaciones demasiado crudas sobre el tema, mostrando fotos terribles y estadísticas impresionantes. Ante esta ráfaga de información existen personas que la pueden gestionar de una manera equivocada. 

Su precaución se transforma en un miedo aterrador que deben combatir, el sol se convierte en un monstruo capaz de matarlos si les toca con sus rayos envenenados. La fobia ya está servida.



¿Qué síntomas caracterizan la tanofobia?


Síntomas de ansiedad: temblores, nerviosismo, sudoración, malestar estomacal, sequedad bucal, movimientos repetitivos, sensación de irrealidad, etc.

Excentricidades en conducta y apariencia: salir en verano tapados totalmente, costumbres extrañas como ponerse chaqueta y guantes sin ser necesario, pañuelos o bufandas excesivos, etcétera.

Uso de ropa de protección y filtración de rayos solares ultravioletas. Tendencia a usar ropa que permita protegerse de las consecuencias negativas de la luz solar y que cubran la piel en su totalidad para evitar el contacto solar.


Los afectados por esta fobia intentan salir lo menos posible, si la situación se agrava pueden acabar recluidos en su propio hogar casi en tinieblas. Los tanofóbicos terminan padeciendo la falta de la vitamina D, que nos aporta los rayos solares y tan beneficiosa es para huesos y dientes, de hecho los problemas óseos entre esta parte de la población son muy comunes. Las personas con tanofobia suelen tener la costumbre de usar productos de vitaminas y otros alimentos con abundante vitamina D. 


Definición tanofobia y tanorexia: evitación y adicción al sol



¿La tanofobia es lo mismo que la fotofobia y la tanorexia?


En absoluto. La fotofobia es intolerancia a la luz debido a la molestia que puede producir en los ojos. Es más común de lo que pensamos, les suele suceder principalmente a las personas con ojos claros, que han sufrido algún tipo de intervención en la córnea, aquellas que toman medicamentos como la benzodiacepina o se drogan con cocaína o anfetaminas. La intolerancia no se sufre con la misma intensidad, depende del individuo y su historial clínico.


La tanorexia, en cambio, sería la patología opuesta a la tanofobia. Los afectados por este problema sienten un deseo incontrolable de tomar el sol y broncearse constantemente, jamás se ven demasiado morenos. 

Como ya sabemos, cuando se toma el sol nuestro cerebro produce endorfinas que generan una sensación de placer. Pues bien, estas endorfinas ayudan a levantar el ánimo y a sentirse mejor, en algunas personas puede producir una seria adicción.

Esta adicción es los que les obliga a exponerse al sol constantemente, sin pensar en los riesgos para su salud, en realidad actuarían como cualquier adicto. Personas con esta adicción deberán tener cuidado de no transmitir sus conductas a sus hijos.


¿Qué síntomas caracterizan a la tanorexia?


Las personas que padecen esta patología nunca están contentos con su tono de piel, siempre hay alguien en su entorno con un tono más oscuro que deben igualar

Padecen una distorsión de la realidad, aunque obtuvieran un bronceado color chocolate, se verían siempre demasiado pálidos.

Disminución del hambre o alteración del apetito. Las personas con esta fobia pueden experimentar alteraciones del hambre relacionadas con costumbres relacionadas a la exposición solar, olvidar sus ingestas por la obsesión de querer tomar el sol.

Si no pueden tomar su dosis diaria de rayos ultravioletas, pueden padecer el típico síndrome de abstinencia.

Nunca reconocen su problema, si van al médico es porque están sufriendo algún tipo de problema en la piel que les preocupa.

La tanorexia presenta comorbilidad (asociación positiva) con otros trastornos como trastornos de la personalidad, trastornos del estado de ánimo o trastornos de ansiedad.

Tanto en la tanofobia como en la tanorexia, los obsesivos compulsivos se postulan como las personas con un mayor riesgo a padecerlo.


¿Se pueden tratar tanto la tanofobia como la tanorexia?


Sin duda, ambos casos son tratables.

Si la tanofobia o la tanorexia generan malestar signiciativo en la persona que la padece esta debería buscar ayuda psicológica. La obsesión o la evitación del sol pueden acarrear consecuencias negativas en las distintas esferas de la vida de una persona (amistades, relaciones, trabajo, estudios...).


Desde una perspectiva cognitiva conductual ambos problemas pueden ser tratados mediante técnicas validadas científicamente que ayuden a reducir el problema.

Si padeces una de estas fobias y no sabes como superarla, te recomendamos visitar a un psicólogo.



Publicar un comentario

0 Comentarios