About Me

Los 4 estilos de comunicación en psicología: entrena tu asertividad


La psicología define diferentes estilos comunicativos que las personas podemos adoptar a la hora de expresarnos y de comunicarnos mediante la conducta verbal y la conducta no verbal.


En este artículo te explicamos al detalle los diferentes estilos comunicativos definidos por la psicología, analizando sus características y proponiéndote ejercicios para que promuevas un estilo asertivo a la hora de comunicarte que te facilite las interacciones sociales.


En este artículo encontrarás:


        1. Psicología y estilos comunicativos.

        2. Comunicación: Definición y factores implicados

        3. Barreras e interferencias en el proceso comunicativo

        4. Elementos de la comunicación no verbal

        5. Los 4 estilos de comunicación en psicología

        6. Estilo de comunicación Pasivo

        7. Estilo de comunicación Agresivo

        8. Estilo de comunicación Pasivo-agresivo

        9. Estilo de comunicación Asertivo

        10. Los beneficios de ser una persona asertiva

        11. 5 Premisas para entrenar la asertividad


estilos comunicación psicología entrenar asertividad



Psicología y estilos comunicativos.


¿Conoces cual es tu estilo de comunicación? 

¿Alguna vez has recibido un “contigo no se puede hablar?

¿Le has dicho eso a alguien en un momento dado? ¿Te lo han dicho a ti, en tono de queja?


A veces nos sentimos frustrados cuando decimos algo y no nos entienden. Aunque aparentemente estamos hablando un mismo idioma, parecería que venimos de asteroides diferentes. Y culpamos al otro porque es incapaz de adivinar de qué diablos estamos hablando.


La comunicación, o falta de ella, se ha estudiado desde diversas perspectivas. 

¿Existe en realidad lo que se ha llamado “falta de comunicación”? 

Comunicación siempre hay: los silencios, los gestos y las muecas pueden comunicar muchas cosas. Lo que parece escasear es la comunicación efectiva que permite a las partes exponer sus ideas de manera que la relación se mantenga en términos aceptables para todas.



Comunicación: Definición y factores implicados


¿Qué es la comunicación?


La comunicación es el proceso mediante el cual las personas transmiten pensamientos, sentimientos, creencias e información. 

La comunicación puede ser verbal, que incluye lo que se dice o escribe, o no verbal, que incluye los gestos, la postura del cuerpo y otros que veremos más adelante.


Para que haya comunicación debe haber:


    · UN EMISOR ― La persona que inicia el proceso de comunicación

    · UN MENSAJE ― Lo que el emisor quiere decir; lo que quiere que los demás sepan

    · UN RECEPTOR ― La persona que recibe e interpreta el mensaje


Otros factores que intervienen en el proceso de la comunicación son:


    · EL CÓDIGO ― que incluye el idioma, las palabras y los símbolos que se usan

    · EL CANAL O SISTEMA ― que es el medio para enviar el mensaje (teléfono, correo         electrónico...)

    · EL CONTEXTO ― que es la situación y ambiente específicos en que ocurre la comunicación

¿Verdad que parece fácil?


Ejemplo número 1:

Juan, que es el emisor, le envía un mensaje a Pedro, que es el receptor. El mensaje está en español, idioma que ambos entienden, es un e-mail para invitar a Pedro a una fiesta navideña e incluye unas fotos de una actividad reciente en casa de una amiga mutua.

Pedro no contesta, Juan se siente ofendido y decide no volver a comunicarse con Juan.

¿Qué pudo haber pasado con la comunicación entre ambos amigos?


Respuesta: Aunque no siempre se menciona, el proceso de comunicación incluye un último paso: el emisor debe asegurarse de que el receptor recibió y entendió el mensaje. Juan puede haber pensado que a Pedro no le gustaron las fotos, que es un malagradecido, y vaya usted a saber cuántas cosas más. Quizás Pedro no tuvo acceso a su correo electrónico, o estaba en el hospital con apendicitis.


Consejo: Cuando envíes un mensaje, cerciórate de que se recibió. No te conformes con decir “yo le envié un e-mail” y no le busques cinco patas al gato cuestionando la motivación del que no te contestó.


Barreras e interferencias en el proceso comunicativo


En el proceso de comunicación puede haber interferencias o barreras que impiden que el mensaje llegue con su intención original y que pueden ser:


    · Semánticas ― El receptor no sabe el significado de las palabras

    · Pragmáticas ― El emisor hace mal uso de las palabras

    · Gráficas o Fonéticas ― El emisor tiene mala ortografía o pronunciación (que no es el caso)


Otras barreras de la comunicación son:


Las barreras físicas: incluyen el ruido, la distancia y los problemas técnicos. Es obvio que si hay ruido a nuestro alrededor, o si estamos lejos de la persona con la que hablamos, la comunicación se complica. Lo mismo ocurre si el micrófono no funciona, o se va la señal del TV.


Las barreras fisiológicas: si tenemos hambre o sed, se nos hace difícil concentrarnos en lo que nos están diciendo. Lo mismo ocurre si hay mucho calor o mucho frío. Los problemas visuales o audiológicos también son barreras que interfieren con la comunicación. 

Es importante notar que en muchas ocasiones nuestros hijos tienen problemas en la escuela porque no pueden ver las anotaciones en la pizarra, o porque no oyen las instrucciones correctas y las malinterpretan. De ahí la importancia de los exámenes visuales y audiológicos.


Las barreras psicológicas: aunque son las menos tangibles, son las barreras más poderosas y las más difíciles de vencer. Entre ellas están las actitudes, los valores, las creencias y las percepciones.


La percepción merece un párrafo aparte. Se refiere a nuestra manera de ver la vida, de interpretar lo que ocurre tanto a nuestro alrededor como dentro de nosotros mismos. Es lo que permite ver el vaso medio lleno o medio vacío. Y depende de nuestra capacidad para percatarnos de lo que nos rodea.


Ejemplo número 2:


Marta y Evelyn trabajan en una agencia de publicidad. Su jefe les ha pedido que colaboren en una campaña para promover un producto nuevo. Al cabo de tres horas, ambas se quejan ante el jefe de que la otra no entiende sus ideas y dicen que no han podido llegar a un acuerdo y que no pueden trabajar juntas.


¿Qué podría hacer el jefe en este caso?


Respuesta: Como el jefe no explicó en qué consistía campaña, cada una de ellas vio algo distinto y no se comunicaron entre sí de forma eficaz en cuanto a su percepción particular. Ambas intentaron imponer su perspectiva y debido a disfunciones en su comunicación no llegaron a un acuerdo ni a los objetivos a alcanzar. El jefe hubiera podido explicar de forma precisa en qué consistía la campaña y cómo debían enfocarla, explicar y comunicar como deseaba que sus empleadas trabajaran, con mayor comunicación entre los tres quizás hubieran logrado el trabajo.


Consejo: Cuando hay discrepancias en cuanto a lo que se percibe, hay que explicar lo que vemos y dónde lo vemos, y escuchar los argumentos del otro. No hay comunicación posible entre dos personas que hablan de cosas distintas y no promueven una actitud de comunicación y escucha activas.


Elementos de la comunicación no verbal

Debemos mencionar algunos elementos de la comunicación no verbal que juegan un papel muy importante, aunque no siempre estemos conscientes de su influencia. 

Los estudiosos de la comunicación han identificado cuatro factores que afectan la interacción entre las personas:


1. Adornos (Artifacts) ― que incluyen la vestimenta, las joyas, el maquillaje, los tatuajes y todo aquello que, queramos o no, sirve para proyectar una imagen personal


2. Tacto (Haptics) ― se refiere a la forma en que las personas tocan o palpan a los demás al hablar.


3. Distancia (Proxemics) ― tiene que ver con el uso del espacio y cómo las diferencias en las distancias entre los individuos pueden hacerles sentir cómodos o ansiosos.


4. Tiempo (Chronemics) ― cómo usamos el tiempo en la comunicación no-verbal, cómo percibimos y estructuramos el tiempo, y cómo reaccionamos a él. Incluye la puntualidad y el hablar en el momento adecuado. Es una herramienta muy poderosa y sienta las pautas para el proceso de comunicación.



estilos comunicación psicología entrenar asertividad



Los 4 estilos de comunicación en psicología


Desde la psicología se definen cuatro estilos diferentes de estilos de comunicación que se pueden dar en las interacciones sociales que mantenemos. Te los exponemos a partir de un ejercicio.


Ejemplo número 3:

Tu vecina te pide por favor que cuides a sus tres niños durante dos horas porque ella tiene que salir. Algo inesperado que no te apetece hacer ya que tienes tus propias tareas pendientes, respondes a tu vecina:

 

Posibles respuestas:

A. “O.K. Yo tengo mucho que hacer, pero está bien, ni modo.”

B. “¿Tú estás loca? Yo estoy muy ocupada y esos nenes son terribles.”

C. “Claro que sí, si no queda más remedio. Como tú siempre estás tan ocupada...”

D. “Me gustaría, pero hoy tengo otros planes. Quizás en otro momento.”


Cada respuesta es característica de uno de los cuatro estilos de comunicación: pasivo-agresivo, agresivo, asertivo o pasivo. Intenta adivinar qué respuesta va acorde con cada estilo comunicativo.



Las respuestas anteriores ilustran cuatro estilos de comunicación diferentes. Cada persona tiene su preferencia en cuanto a cómo comunicarse y a cómo interpretar lo que se les comunica, un estilo que incluye tanto el aspecto verbal como el no verbal y adquirimos nuestro propio estilo durante nuestro desarrollo, el cual dependerá de variables de personalidad e influencias ambientales.


Se han desarrollado diferentes modelos para clasificar esos estilos, pero el más conocido y el más práctico parece ser el que establece que hay cuatro estilos principales: pasivo, agresivo, pasivo-agresivo y asertivo.



Estilo de comunicación Pasivo


Las personas que utilizan un estilo pasivo tienden a aceptar las órdenes y a acatar los deseos de los demás. Evitan el conflicto a toda costa, aunque eso implique ir en contra de sus propios intereses.

Parecen incapaces de decir “NO”, por lo que muchas veces los demás se aprovechan de ellas para lograr sus propósitos.


Las personas pasivas hablan en voz baja, con un tono suave, tienden a mirar hacia abajo y su postura es encorvada, o con los hombros caídos.

El peligro de este estilo es que las personas pasivas, a la larga, pueden acumular rencor y resentimiento por no haber expresado sus sentimientos y opiniones. 

Este estilo de comunicación puede provocar sentimientos de ansiedad, ira, depresión e indefensión y es común en los que padecen trastornos de ansiedad social.


Una persona pasiva escogería la respuesta A.


Estilo de comunicación Agresivo


Las personas con un estilo de comunicación agresivo se comunican de forma dominante, exigente, con poca sensibilidad. Este estilo caracteriza a las personas escandalosas y mandonas. 

Defienden sus derechos, pero pueden violar los derechos ajenos. Usan el poder para salirse con las suyas y tienden a acusar y amenazar a los demás porque los deseos y necesidades de otros no son importantes. 


Utilizan frases como “tú siempre...” y “tú nunca...” para expresar su descontento. Se consideran superiores a los demás y siempre tienen la razón y “aquí se hace lo que yo diga”.

Tienden a hablar en voz alta y a monopolizar las conversaciones y sus gestos, tales como señalar con el dedo, indican un deseo de dominar.


Aunque las personas agresivas casi siempre logran sus propósitos porque los demás no se atreven a contradecirlas, con el tiempo se encontrarán solas. La gente tiende a alejarse de las personas agresivas y muchas veces las soportan por un tiempo, porque no queda otro remedio, como puede ocurrir en un escenario laboral o en una relación de maltrato.


Una persona con un estilo agresivo seleccionaría la respuesta B.


Estilo de comunicación Pasivo-agresivo


Los que se comunican de manera pasivo-agresiva pueden decir “SÍ” cuando en realidad quieren decir “No”. 

Su comunicación verbal no va de acuerdo a sus intenciones y emociones, mostrando una imagen de pasividad y aceptación cuando interiormente no lo sienten así.

Las personas que han desarrollado este estilo son incapaces de hablar en forma directa sobre sus necesidades y sentimientos, por lo que recurren al sarcasmo y a las manipulaciones y tienden a ser negativas y pesimistas.

Desgraciadamente, este estilo parece tener muchos adeptos. Los pasivo-agresivos expresar unos mensajes de frente y luego dicen horrores por la espalda. Pueden ser personas con personas psicológicos que no han aprendido una mejor forma de comunicarse. 


El estilo comunicativo pasivo-agresivo resulta tóxico para la propia persona y para quienes les rodean, favoreciendo el conflicto y las dificultades en las relaciones sociales.


La respuesta C es típica de personas con un estilo de comunicación pasivo-agresivo.



Estilo de comunicación Asertivo


El estilo de comunicación asertivo es el “ideal”, es el estilo comunicativo que debemos intentar promover en nosotros para mejorar nuestra forma de comunicar, promover mejores interacciones sociales y el desarrollo de nuestra inteligencia emocional. 


La persona asertiva habla en forma clara y directa y puede expresar sus necesidades, opiniones e ideas sin ofender a los demás. 

La asertividad se caracteriza por el respeto a las ideas ajenas, aunque no se compartan. Esto implica que se escucha lo que dicen los demás y que, en un momento dado, se puede aceptar que tienen la razón, lo que evita que se pongan a la defensiva y mejora la resolución de conflictos en el momento

En la comunicación asertiva se utiliza el proceso de solución de problemas y se llegan a acuerdos, por lo que resulta el estilo preferido para la solución de conflictos.

La persona asertiva se expresa en forma pausada y tranquila, mira directamente a los ojos y sus movimientos son suaves y relajados, lo que proyecta confianza en sí misma.


La asertividad se caracteriza por el uso de frases “YO”. 

En lugar de las acusaciones de “tú siempre llegas tarde” o “tú nunca me haces caso”, la persona asertiva diría: “Yo entiendo lo que dices, y puede que tengas razón, pero yo pienso que...” 

De esta manera validamos lo que dice el otro, a la vez que comunicamos el mensaje que queremos.

"Puedo entender que te hayas sentido mal cuando no te he cogido la llamada de teléfono, pero debes entender que yo estaba ocupado en ese momento y no ha sido mi intención ignorar tu llamada, por lo que me gustaría que replantearas tu análisis de la situación y vieras que nunca he actuado con maldad hacia ti".


La respuesta D es un ejemplo de comunicación asertiva.


estilos comunicación psicología entrenar asertividad



Los beneficios de ser una persona asertiva


Son muy pocas las personas que se comunican exclusivamente con un estilo asertivo. La mayoría utiliza una combinación de estilos según las circunstancias

Una persona que normalmente es asertiva puede asumir una actitud pasiva para evitar un conflicto serio, o puede dar una orden en forma violenta en una situación de peligro. Y están también los manipuladores que no tienen un estilo propio y adoptan el que consideran más beneficioso según sus propósitos en un momento dado.


Cada persona desarrolla su estilo de comunicación a base de sus experiencias de vida y ese estilo está tan arraigado que no siempre somos conscientes de él. Aunque tendemos a mantener ese mismo estilo a través del tiempo, podemos aprender a ser más flexibles en nuestra comunicación con los demás. 

El estilo en el que nos comunicamos es más que la mera forma de nuestra expresión verbal. Es una expresión de cómo nos percibimos a nosotros mismos, de cómo percibimos a los demás y de cómo reaccionamos ante las circunstancias y las personas que nos rodean.

La forma en que nos comunicamos afecta también las percepciones de los otros en cuanto a nosotros; es la imagen que proyectamos ante los demás.


Independientemente de cuál sea nuestro estilo de comunicación habitual, y las razones que tengamos para haberlo adoptado y justificado, no hay duda de que el comportamiento asertivo tiene muchos beneficios:


Promueve la confianza y estima propias

Mejores capacidades de resolución de conflictos

Mejora la comunicación y las relaciones interpersonales

Nos ayuda a comprender y reconocer nuestras emociones y sentimientos

Nos gana el respeto de los demás

Mayor capacidad de adaptación a diferentes ambientes

Desarrolla las destrezas para tomar decisiones


Algunas investigaciones sugieren que el ser asertivos puede ayudarnos a enfrentar muchos problemas de salud mental, tales como depresión, anorexia, bulimia, trastorno de ansiedad social y esquizofrenia.

 


5 Premisas para entrenar la asertividad


1.  Evalúa tu estilo

¿Expresas tus opiniones o permaneces callado? ¿Dices que sí cuando quisieras decir que no? ¿Tiendes a juzgar o culpar a otros con mucha facilidad? ¿Te parece que la gente teme hablar contigo?

Analiza tu estilo de comunicación para ver tus errores y planificar cambios.


2. Practica el decir que no

Si te cuesta trabajo negarte a algo, ensaya diciendo “No, ahora no puedo hacer eso.” No le des muchas vueltas; si tienes que explicar por qué no puedes, sé breve.


3. Ensaya lo que quieres decir

Si te resulta difícil decir lo que quieres o pienses, imagínate que estás en una situación específica y di en voz alta el mensaje que quieres transmitir. 

Puedes escribirlo antes, o ensayar con un amigo para conocer su opinión.


4. Usa el lenguaje corporal

La comunicación no es sólo verbal. Trata de lucir seguro de ti mismo, aunque en realidad no lo estés. Con el tiempo, tu cuerpo convencerá a tu cerebro de que, efectivamente, tienes confianza en ti. Puedes hacerlo manteniendo tu posición corporal firme u orientada un poco hacia adelante para denotar interés. 

Mantén una expresión facial acorde a la situación que se está dando, no expreses enfado de inmediato, una expresión neutra o ligeramente sonriente te ayudara a comunicar. Cuida tus manos y evita los gestos dramáticos. El espejo es un excelente interlocutor para ensayar.


5. Controla tus emociones

En una situación de conflicto, podemos sentirnos frustrados, o furiosos, o tener ganas de llorar. Aunque estos sentimientos son normales, interfieren con la comunicación. 

Si te sientes muy afectado por la situación, espera un poco si es posible y después haz un esfuerzo por mantener la calma. Respira despacio y mantén tu tono de voz calmado y firme.


Ejercicio de asertividad:


1. Decide si quieres mejorar tus destrezas de comunicación con tu pareja, con tus hijos, con tus supervisores, con tus compañeros de trabajo, y hasta contigo mismo (nuestros pensamientos son comunicaciones internas, promueven emociones y afectan nuestro diálogo interno y a a nuestra salud mental).


2. Después de seguir las recomendaciones para ser más asertivo, recuerda el principio fundamental: usar frases “YO”. Rompe con el círculo vicioso de la falta de comunicación. Analiza tu estilo de comunicación en los diferentes ámbitos: família, trabajo, amigos... Pregúntate si eres asertivo y cómo podrías mejorar tu forma de comunicar.


3. Si logras expresar lo que sientes cuando la otra persona actúa de un modo particular, y puedes comunicarle tus necesidades, habrá una mejor comunicación y la relación entre ambos será más saludable. Expresa aquello que sientes y piensas, no te guardes las cosas, puedes comunicar cualquier piensamiento siempre que sea desde el respeto, la tolerancia, la empatía y la sensibilidad.


4. Recuerda si alguna vez has hecho comentarios hirientes, agresivos u ofensivos y los sentimientos que los provocaron. Llena una página en blanco con tus sentimientos y necesidades en aquel momento y analiza si el resultado hubiese sido diferente si los hubieras expresado. ¿Cómo los hubieras expresado de forma asertiva?


5. Acuérdate de este proceso y de la asertividad cuando vayas a entrar en la falta de comunicación o el conflicto con otra persona.


6. No te asombres si después de practicar estas destrezas para la comunicación asertiva alguien te dice que “CONTIGO SÍ SE PUEDE HABLAR”. Cambiar tu estilo de comunicar y expresar tus pensamientos y emociones puede reportar grandes beneficios a tu forma de afrontar la vida y tu día a día. 


Si quieres y así lo entrenas, serás capaz de cambiar tu estilo de comunicación y promover tu asertividad.




También te puede interesar...




Publicar un comentario

0 Comentarios