About Me

Teoría Queer y derechos LGTBIQ en España

La teoría Queer defiende concepciones del sexo y del género distintas a las clasificaciones actuales. Las sociedades occidentales están avanzando hacia el cambio y la inclusión pero todavía queda mucho camino por recorrer en la lucha de los derechos de las personas LGTBQI.

En este artículo exponemos la teoría queer, las clasificaciones de sexo y género actuales, la situación actual de los derechos LGTBQI en España y  los problemas de estas personas a la hora de buscar trabajo.


Índice de Contenidos


        1. La teoría Queer

        2. Clasificaciones de sexo y género

        3. Camino a la igualdad

        4. Educación en identidad de género en España

        5. Empleo y homosexualidad

        6. El lenguaje sexista

        7. Ideas de mejora



lgtbi psicologia terapia teoria queer



La teoría Queer


La Teoría Queer es una teoría sobre el género que afirma que la orientación sexual y la identidad sexual o de género de las personas son el resultado de una construcción social y que, por lo tanto, no existen papeles sexuales esenciales o biológicamente inscritos en la naturaleza humana, sino formas socialmente variables de desempeñar uno o varios papeles sexuales.

Normalidad y anomalía 🡪 De acuerdo con ello, la Teoría Queer rechaza la clasificación de los individuos en categorías universales como “homosexual“, “heterosexual“, “hombre” o “mujer“, sosteniendo que éstas esconden un número enorme de variaciones culturales, ninguna de las cuales sería más fundamental o natural que las otras. 

Contra el concepto clásico de género, que distinguía lo “heterosexual” socialmente aceptado de lo “anómalo” (queer), la Teoría Queer afirma que todas las identidades sociales son igualmente anómalas.


Clasificaciones de sexo y género

 

Contra las clasificaciones tradicionales La Teoría Queer critica las clasificaciones sociales de la psicología, la filosofía, la antropología y la sociología tradicionales, basadas habitualmente en el uso de un solo patrón de segmentación, sea la clase social, el sexo, la raza o cualquier otra y sostiene que las identidades sociales se elaboran de manera más compleja como intersección de múltiples grupos, corrientes y criterios.


La autodesignación de la identidad: Gracias a esa naturaleza efímera, la identidad queer, pese a su insistencia sobre la sexualidad y el género, podría aplicarse a todas las personas que alguna vez se han sentido fuera de lugar ante las restricciones de la heterosexualidad y de los papeles de género. Así, si una mujer se interesa en el deporte o un hombre en las labores domésticas, pueden ser calificados como queers. 

Por este motivo la mayor parte de los teóricos queer insiste en la autodesignación de la identidad. Junto al género, la identidad compone uno de los temas principales de la teoría, y eso incluye la investigación sobre la prostitución, la pornografía, las zonas oscuras de la sexualidad, etc. El vocablo, cuando se aplica a las prácticas sexuales, ofrece muchas más innovaciones que otros términos, como lesbiana o gay.

Por lo tanto cuando hablamos sobre el movimiento Queer siempre es un tema complejo ya que son cuestiones que no son vox populi. Analizándolo desde un sector del feminismo se mantiene la idea de que existe una jerarquía entre hombres y mujeres y que se conserva a través de prácticas violentas como el feminicidio que nos deja más de sesenta muertas al año en nuestro país. Por otro lado, hay otras voces que, sin negar lo anterior, también cuestionan ese binarismo que nos encasilla, de forma coercitiva, en “hombres” y “mujeres”, siempre heterosexuales, y que eso limita nuestro desarrollo humano. 


Camino a la igualdad


Gracias a los movimientos feministas, el activismo y a la participación de las mujeres, lesbianas y trans en el activismo, España y Madrid como sede del festival internacional del Orgullo Gay, mundialmente reconocido, han conseguido avanzar notablemente hacia el camino de la igualdad y el reconocimiento de derechos. 

Movimientos feministas, activismo y participación de lesbianas y transexuales, han conseguido facilitar el camino a la igualdad de derechos. Estos movimientos corren el peligro de institucionalizarse y alejarse de sus metas iniciales, corriendo el riesgo de caer en manos de partidos políticos con intenciones diferentes a los colectivos que representan. Por ello deberían mantenerse autónomos.


Educación en identidad de género en España


Los distintos gobiernos PSOE-PP han seguido una continua línea hacia el gris en el que cada vez caben menos pensamientos “no convencionales”, minimizando las diferencias e intentando aparentar un “todos somos iguales” que cada vez resulta menos claro de quién hablan. Convirtiéndose la educación en un mero instrumento arrojadizo entre partidos.

Los continuos recortes aplicados, la falta de medio y la masificación de las escuelas han creado un nuevo conflicto entre los más jóvenes y, una vez más, los colectivos minoritarios vuelven a ser los más afectados. Discriminación por parte de alumnos a compañeros de otra opción sexual, por desconocimiento, o miedo a ser confundido con ellos, es una realidad diaria que a nadie parece importar más allá de las discusiones políticas del lenguaje de impartición de las clases

En la escuela, la falta de atención ante este tipo de bullying, puede ser particularmente dramática ya que el individuo está aún formándose y se siente más excluido, inseguro y vulnerable. Al sexismo resurgente y la intransigencia en las escuelas dada la cada vez más precaria educación de los jóvenes hay que sumarle la xenofobia, fruto de la masiva inmigración de los últimos años.

La mercantilización de la formación superior en el que priman los resultados y una vez más los recortes ante investigación, así como la fuga de cerebros, no hace más que seguir desangrando la ya deteriorada salud de la educación en general. Temas como concienciación identitaria, aceptación de otras elecciones sexuales o protocolos que luchen contra cualquier tipo de bullying no son prioritarias en estos periodos de recortes.

Desgraciadamente, debería ser ahí, en la educación, donde se deberían sembrar las semillas de una sociedad más comprensiva y tolerante ante la diferencia. Desde el machismo simple, hasta la incomprensión de la transexualidad, debería ser en la escuela donde se tratara de fomentar la comprensión, intentando evitar lo que posteriormente será la norma asumida y oculta de la sociedad.


Empleo y homosexualidad


Las reformas laborales emprendidas por el PSOE y seguidas por el PP deberían derogarse directamente. La facilidad de despido encubre en muchas ocasiones una animadversión a gays o lesbianas, sin hablar ya de transexuales. 

LGTB no está fuera de la sociedad y en el ámbito laboral las asociaciones sindicales deben proteger y defender a estos colectivos que se encuentran desfavorecidos y desprotegidos entre sus compañeros, muchas veces, y entre sus jefes que algunas veces los discriminan o acosan directamente. En esa misma línea, si es difícil encontrar mujeres en posiciones altas de las grandes empresas, resulta tan sorprendente como indignante tomar consciencia de que no existen prácticamente ningún individuo no declarado heterosexual en esas mismas esferas. 

Tampoco se dan ejemplos en que estos individuos de estas posiciones privilegiadas, tanto en el mundo empresarial como político, donde se atrevan a defender o representar a estos colectivos LGTB.


El lenguaje sexista


El lenguaje cumple un papel fundamental, como dijo Freud “somos enfermos de lenguaje”. O como se puede leer en diferentes escritos de Judith Butler, el lenguaje tiene un poder performativo, es decir, que construye realidad porque produce los efectos que nombra. 

En el seno del 15M este debate tuvo un protagonismo destacable y la demanda de un lenguaje inclusivo se encontró con ciertas resistencias, lo que subraya la importancia del mismo, la importancia de “nombrar”.

Vivimos en sociedades donde existe una LGTB-fobia y un machismo estructural que cierra cualquier posibilidad de comprensión de la violencia y la exclusión como una cuestión de buenos o malos sujetos, como un asunto individual y deliberado. 

Como tal, no existen organizaciones de la sociedad civil exentas de homofobia, bifobia o machismo y más de una vez, en la historia, desde la izquierda se ha tachado al enemigo de “maricón” como forma de ofensa. Ahora bien, rara vez se reconoce la lucha política dentro de las organizaciones de izquierda que emprenden muchas feministas y muchas activistas LGTB. 




Ideas de mejora


Ocho propuestas de mejora en defensa de los derechos LGTBI: de la igualdad legal a la igualdad real. Desde activismo político al que pertenece Josué se proponen estas mejoras a nivel social que logren un cambio para el individuo. 

En primer lugar debería penalizarse legalmente las discriminaciones por orientación sexual. También debería tipificarse la violencia de género entre parejas del mismo sexo. 

Siguiendo por la protección los derechos de los transexuales, particularmente en menores e inmigrantes y modificar los documentos oficiales para no hacer referencia al sexo de las personas y, en general, dejar de tratar la transexualidad como una enfermedad. Poder garantizar una atención particularizada a las personas LGTBI. Acciones para desestigmatizar a las personas con Sida. Al igual que una atención a la diversidad Afectivo-Sexual en las escuelas y protocolos contra el bullying escolar. Inversión de la tendencia de recortes en educación.

Una correcta formación de agentes sociales sobre igualdad de LGTBI en el trabajo. Ayudas a la inserción laboral de transexuales. Seguido del replanteamiento de la familia tradicional. Esto permitiría fomento de la igualdad de género. Y para acabar, pero no menos importante una mayor visibilidad de las personas mayores LGTBI.


Publicar un comentario

0 Comentarios